• Groove fm

Conservacionistas de Chile piden ayuda para combatir el incendio en Tierra del Fuego


Desde el 25 de enero pasado se registra un importante incendio en la Comuna de Timaukel de la Región Magallanes, en el sector chileno de Tierra del Fuego, que a la fecha ya consumió unas 1.235 hectáreas. La Corporación Nacional Forestal (CONAF) regional estableció una “alerta roja” por los daños causados por las llamas.


Según las informaciones provenientes del país hermano, el terreno donde se encuentra el incendio está en la ruta Y-798, a 30 kilómetros al sur de Villa Cameron, cerca del parque natural Karukinka, propiedad de la fundación Wildlife Conservation Society Chile (WCS Chile).


Groove FM se comunicó con la directora para Magallanes de WCS Chile, Daniela Droguett Caro, bióloga de formación, para conocer más en detalle la situación que se vive en el sector chileno de la isla grande de Tierra del Fuego.


Escuchá la entrevista completa:


“El primer foco que apareció fue el día 20 de enero”, contó Daniela, por lo que se movilizaron guardaparques y se le dio aviso a la CONAF, “pero no encontraron nada”. Sin embargo el día 25 alrededor de las 8 horas, se activaron las alertas “y ahí se empezaron a desencadenar todas las cosas que están ocurriendo hoy en día”. Agregó que, si bien se dio rápido aviso a las autoridades, durante las primeras horas no había “gente de brigadas que pudiera llegar rápidamente al sector”, lo que generó un importante perjuicio. “Al principio se hablaba de 0.01 hectárea que se estaba quemando y después ya estábamos hablando de 7 hectáreas y así fueron aumentando la cantidad de espacios durante los días”. Según el último informe de la CONAF, hasta el 5 de febrero se habían consumido 1.235 hectáreas de bosque nativo.


“El clima en esta zona patagónica es súper cambiante, entonces está latente la presencia del viento”, que además aparece desde distintos frentes y complica aún más las tareas de los brigadistas.


Droguett comentó que se dispusieron muchos recursos, por parte de las autoridades nacionales, pero evaluó que “quizás podrían haber sido un poquito más rápido”. Adjudicó los retrasos a la burocracia y a una posible confianza “de que la cosa no era tan grande”. En este mismo sentido, dijo que “hay que pensar que Tierra del Fuego tiene su ecosistema único, sea desde los vientos, desde las corrientes marinas que tiene, el clima que tiene. Entonces ese tipo de aristas había que ponerlas en el abanico de cosas que suceden en un territorio distinto a otros incendios que pudieran ocurrir”.



PEDIDO DE AYUDA INTERNACIONAL


Tanto desde WCS Chile, como desde otros sectores sociales que se ven afectados por el incendio, reclaman que el Gobierno del país vecino solicite ayuda internacional, especialmente a la Argentina, que por su cercanía, pero también por la capacidad logística y el recurso humano para combatir incendios de este tipo, significaría una ayuda muy importante.

Sin embargo, según contó Daniela, las autoridades sostienen que “están todos los recursos andando y por ahora no ha sido necesario”. De todas maneras, desde WCS insisten en el pedido de “molestarlos a ustedes (por Argentina) porque es más cerca”.


“Tienes a brigadistas, que son especialistas, que conocen el terreno, que están al otro lado del alambre, que pudieran venir a ayudarnos claramente. Sabemos que tienen otras opciones que pueden llegar incluso más rápido que los recursos que están dentro de chile”, agregó.


La conservacionista apeló “a ese hermanamiento que tenemos en Tierra del Fuego y que veamos que la isla es una sola isla”. Se trata de “un solo ecosistema, entonces hay que ponerle esa mirada de territorio, esa mirada ecológica”.


El ecosistema de Tierra del Fuego, que no distingue nacionalidades, “es toda una masa boscosa que está unida”, comentó Daniela y alertó que, si bien “ahora el punto del incendio está un poco alejado del límite que tenemos con Argentina, un incendio del otro sector del Parque que tenemos nosotros, que está muy unido en algunas partes al Parque Tierra del Fuego, al Corazón de la Isla, ahí se quema todo el bosque”.



“PERDER TURBERAS ES PERDER UN PULMÓN QUE TIENE EL PLANETA”


La Licenciada en Biología explicó que “las turberas son grandes humedales que ayudan a regular el recurso hídrico que tienen los territorios, son grandes captadores de carbono y son capaces de absorber el doble de lo que puede hacerlo un bosque. Son un faro del cambio climático y ayuda a mitigar”. Cuando las llamas alcanzan este tipo de ecosistemas, una de las consecuencias es que “se libera ese carbono capturado y se devuelve al sistema”, generando un aporte extra al calentamiento global.


“Son ecosistemas que tienen cientos de años, que si se queman los vamos a perder y que además de perder el carbono, vamos a perder el agua que nos puede servir en algún momento”, sostuvo. Al encontrarse además conectada de manera subterránea, se “podría movilizar el fuego vía subterránea”.


Acerca de la posible liberación de carbono, la Directora de WCS Chile para Magallanes, explicó que “hay estudios que indican que sería bastante catastrófico que se liberara ese carbono, porque se ha ido acumulando por cientos de años. Podría ser un aporte adicional y acelerar todavía un poco más lo que es el cambio climático”.


A dos kilómetros del incendio, “casi el 80% del Parque (Karukinka) son turberas”.




* Todas las fotografías pertenecen a Rodolfo Soto, fotógrafo magallánico (@RodySotoMX)