• Groove fm

La Antártida registró un récord de temperatura con 30 grados por encima de lo normal


La base de investigación franco-italiana Concordia, instalada en el domo C de la meseta antártica a más de 3.000 metros de altitud, registró el viernes pasado un “calor” de 11,5°C bajo cero, “un récord absoluto para todos los meses combinados, superando los 13,7°C bajo cero del 17 de diciembre de 2016″, indicó Etienne Kapikian, de Météo-France, el Servicio Meteorológico Nacional de Francia.


Pese a que las temperaturas deberían haber bajado con el fin del verano austral, la base de Dumont d’Urville, situada en la costa de la Tierra Adelia, estableció el récord del mes de marzo más suave, con +4,9°C, y una temperatura mínima de +0,2°C el 18 de marzo.


“Los días sin heladas son ocasionales (en Dumont d’Urville), pero nunca se habían producido después del 22 de febrero (en 1991)”, señaló Gaëtan Heymes, de Météo-France.


El experto describió un “evento históricamente suave sobre el este” del continente helado, con temperaturas de 30 a 35°C por encima de las normas estacionales.


“Esta es la época en que las temperaturas deberían bajar rápidamente, ya que el solsticio de verano se produce en diciembre”, señaló Jonathan Wille, investigador del Instituto de Geociencias Ambientales de Grenoble.


“Esta ola de calor en la Antártida está cambiando lo que creíamos que era posible para el clima antártico”, agregó.


Por su parte, la base costera de Terra Nova estaba muy por encima del punto de congelación a 7 grados Celsius.


Esto tomó por sorpresa a los funcionarios del Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve en Boulder, Colorado, dijo el científico del centro de hielo Walt Meier.


“Son estaciones opuestas. No ves los (polos) norte y sur derritiéndose al mismo tiempo”, dijo Meier a The Associated Press el viernes por la noche. “Definitivamente es un hecho inusual”. “Es bastante impresionante”, agregó Meier.


“Guau. Nunca había visto algo así en la Antártida”, dijo el científico de hielo de la Universidad de Colorado, Ted Scambos, quien regresó recientemente de una expedición al continente.


“No es una buena señal cuando ves que suceden ese tipo de cosas”, alertó el meteorólogo de la Universidad de Wisconsin, Matthew Lazzara.


Lazzara monitorea las temperaturas en el Domo C-ii de la Antártida Oriental y registró -10 grados Celsius el viernes pasado, donde lo normal es -43 grados Celsius: “Esa es una temperatura que deberías ver en enero, no en marzo. Enero es verano allí. Eso es dramático”.


Tanto Lazzara como Meier dijeron que lo que sucedió en la Antártida probablemente sea solo un evento climático aleatorio y no una señal de cambio climático. Pero si sucede de nuevo o repetidamente, entonces podría ser algo de qué preocuparse y parte del calentamiento global, dijeron.


La ola de calor antártico fue reportada por primera vez por The Washington Post. El continente antártico en su conjunto el viernes estaba unos 4,8 grados Celsius más cálido que la temperatura de referencia entre 1979 y 2000, según el Climate Reanalyzer de la Universidad de Maine, basado en modelos meteorológicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU.


Al mismo tiempo, el viernes pasado el Ártico en su conjunto estaba 3,3 grados más cálido que el promedio de 1979 a 2000.


En comparación, el mundo en su conjunto estaba solo ,6 grados Celsius por encima del promedio de 1979 a 2000. A nivel mundial, el promedio de 1979 a 2000 es aproximadamente de 0,3 grados Celsius más cálido que el promedio del siglo XX.


La Antártida estableció un récord para el hielo marino de verano más bajo, los registros se remontan a 1979, y se redujo a 1,9 millones de kilómetros cuadrados a fines de febrero, informó el centro de datos de nieve y hielo.


Lo que probablemente sucedió fue “un gran río atmosférico” bombeado en aire cálido y húmedo desde el Pacífico hacia el sur, dijo Meier.

Y en el Ártico, que se ha estado calentando dos o tres veces más rápido que el resto del mundo y se considera vulnerable al cambio climático, el aire cálido del Atlántico llegaba al norte de la costa de Groenlandia.


Aunque en el momento de producirse un suceso no es posible atribuirlo al cambio climático, una de las señales más claras del calentamiento global es el aumento del número y la intensidad de las olas de calor.


Los polos se están calentando incluso más rápido que la media del planeta, que ha aumentado en promedio en torno a 1,1°C desde la era preindustrial.