La invasión rusa es parte de un reacomodamiento a nivel mundial de las potencias


La invasión rusa a Ucrania es un fenómeno propio del gran juego geopolítico que disputan los países más poderosos de la tierra. Existe una disputa propia de un mundo multipolar que a veces, como es este caso, se evidencia en un conflicto bélico. Para entender un poco mejor este cuadro de situación el delivery conversó con el periodista Santiago Mayor, especializado en internacionales.


Mayor dijo que el conflicto actual en Ucrania, “es parte de un reacomodamiento a nivel mundial de las potencias, que rompen de alguna manera con la unipolaridad, que se generó cuando cayó la Unión Soviética y que tenía a Estados Unidos como potencia indiscutida a nivel mundial”.



El periodista, que trabajó como corresponsal para la cadena RT en Español desde Buenos Aires, explicó que la hegemonía norteamericana “desde los 2000 en adelante se empezó a poner en cuestión por distintos factores, sin duda el más importante es el ascenso de China como potencia económica, militar y diplomática”.


Mayor explicó que a partir del cambio de siglo empezaron a aparecer distintos organismos internacionales que empezaron a romper con el mundo unipolar comandado por los norteamericanos. “La invasión de Rusia a Ucrania es un poco una reacción al avance de la OTAN Y a esta unipolaridad que intentaba imponer Estados Unidos a nivel mundial”.

La mirada histórica


Por otra parte, también es importante tener en cuenta las raíces históricas de este conflicto. En primer lugar porque Rusia con sus distintas formas políticas “hace cinco siglos” es potencia y desde la llegada al poder de Vladimir Putin, Rusia comenzó a reclamar que “no se pasen determinadas líneas rojas en lo que considera su área de influencia”.


“El occidente europeo y estadounidense ha visto con cierta obsesión la conquista del mundo euroasiático” agregó Mayor, recordando los intentos de Napoleón por conquistar Rusia, el Gran Juego donde el Imperio Británico y el Imperio Ruso se disputaban distintas zonas de Asia Central, el intento de invasión de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial y, tras la caída de la URSS, “occidente nuevamente decidió hacer su marcha hacia el Este a través de la expansión de la OTAN”. Por su parte, la mirada histórica rusa es que es “una especia de fortaleza asediada”, que todo el tiempo occidente intenta conquistar.


Colaborador en El Cohete a la Luna y Jacobin América Latina, Mayor analizó el futuro próximo y abonó a la teoría que afirma que próximamente habrá un mundo “bi-multipolar”, en el que Estados Unidos y China estarán visiblemente a la cabeza, pero en el que habrá otros jugadores muy importantes como Rusia, Irán, India, Turquía y Brasil que “van a generar un esquema más flexible de relaciones internacionales”.


“En el corto plazo tendrá un impacto negativo a nivel global, como lo estamos viendo con la inflación de los alimentos, los combustibles y demás, pero en el mediano plazo abre el juego a que países históricamente subordinados a las potencias vamos a tener un mayor margen de acción para poder entablar relaciones económicas, diplomáticas y políticas con otros países y creo que eso a la larga va a ser positivo”, postuló.