• Groove fm

Las farmacias de Jujuy comienzan a vender aceite de cannabis hecho en la provincia


Aunque el Congreso de la Nación tiene dormida en Diputados la media sanción de la ley de producción industrial del cannabis impulsada por el Poder Ejecutivo, en Jujuy se vive otro tiempo: el gobierno local anunció que desde este viernes expenderán al público el primer producto fabricado a gran estala por la empresa estatal Cannava.


El aceite CBD10, cuyo único compuesto derivado de la planta es el cannabidiol (conocida como CBD, una molécula no psicoactiva) se conseguirá en las 160 farmacias abiertas en la provincia y se podrán adquirir bajo receta archivada de médicos de Jujuy. El precio, según confirmaron fuentes oficiales del gobierno de Gerardo Morales, será de de $ 2.990 en el caso del envase de 10 mililitros. Desde enero, además, estará a la venta el de 30 ml, a $ 7.690. “Un precio asequible”, aseguran en la empresa que conduce Gastón Morales.


El CBD10 se produce en la finca El Pongo, una inmensa extensión de tierra en la ciudad de Perico que usa la empresa pública Cannava para cultivar cerca de 22 mil plantas y que inauguró en 2018. Allí también tiene el laboratorio que extrae el primer producto íntegramente fabricado en el país. El aceite jujeño podrá ser recetado para epilepsia refractaria, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y cualquier patología para la que el médico considere que el paciente necesita.


Cualquiera que tenga una receta digital firmada por un médico de la provincia, en efecto, estará habilitado para comprar el producto. Cada usuario que adquiera el aceite en las farmacias deberá responder cuestionarios de calidad de vida dentro de un sistema de “farmacovigilancia” casi en tiempo real durante los primeros tres meses de toma.


El producto, que en octubre llegó al hospital de Perico como parte de un programa especial de tratamiento con 50 pacientes, y ahora desembarca en las farmacias es la cosecha que Cannava sacó de una porción del cultivo de 35 hectáreas y nueve invernaderos. “Es el primer producto de grado farmacéutico de su tipo elaborado íntegramente en Argentina”, comentó Morales junior, quien prevé para el 2022 ampliar el espacio de siembra a 220 hectáreas y extenderlas, quizás un año después, rápidamente a 600.


Cannava, de hecho, tiene aspiraciones comerciales globales. Semanas atrás el gobernador Morales estuvo promocionando la empresa del estado jujeño en España. Dos meses atrás, durante la presentación de nueva maquinaria en El Pongo, el gobernador puntualizó en el cannabis como una matriz productiva que será esencial para la economía de la provincia junto con la explotación del litio.


El presidente de Cannava explicó que la empresa “obtuvo todos los permisos, autorizaciones, inscripciones y registros que exige la legislación provincial y nacional, además de encontrarse Inscripto ante la ANMAT y brindar reportes mensuales de trazabilidad ante el Instituto Nacional de Semillas para poder hacer realidad la dispensación del aceite en nuestras farmacias, un hito que cambiará la salud de muchas familias”.


El aceite de Cannava puede comercializarse en Jujuy por la legislación local, pero la empresa está impedida de distribuirlo en el resto del país hasta tanto no tenga un autorización correspondiente de ANMAT como medicamento. Para eso, se necesita que la ley que actualmente tiene media sanción del Senado se apruebe y regule el mercado de productos farmacéuticos como el CBD10 en todo el país.


“En lo que respecta a la elaboración de productos de grado farmacéutico, el derecho público provincial faculta al ministerio de salud de la provincia a evaluar, registrar, aprobar y autorizar la distribución de derivados medicinales de cannabis elaborados por laboratorios habilitados en suelo jujeño, siempre y cuando no exista comercialización interprovincial”, aclararon desde Jujuy.


El gobierno provincial creó un registro especial de productos derivados de cannabis de grado farmacéutico de uso humano que adopta los mismos estándares de control de calidad y seguridad que los que rigen a nivel nacional y también internacional.


El CBD10 es el tercer aceite industrial que se comercializa en farmacias de Argentina. Pero está limitado a las fronteras de Jujuy. Desde hace unos meses en el resto del país se comercializan dos aceites fabricados en Argentina con materia prima extranjera y autorizados como medicamentos por ANMAT.


Se trata del Convupidiol, del laboratorio Alef, y Kanbis, presentado días atrás, del laboratorio Elea. Si bien ambos usan el mismo componente aprobado por ANMAT y solo pueden acceder pacientes mayores a 2 años de edad que padezcan crisis asociadas los síndromes de Lennox-Gastaut o de Dravet (dos tipos de epilepsia), los precios son astronómicamente diferentes: Convupidiol cuesta 66 mil pesos (el frasco de 35 ml) y el Kanbis, $ 8.000 (30 ml).