Un cohete está fuera de control y sus restos podrían impactar contra la Tierra


La NASA y el Pentágono buscan a un cohete chino de gran tamaño que está fuera de control. Se trata del Long March 5B, que regresará a la atmósfera de la Tierra este fin de semana, y hay preocupación por el lugar dónde pueden impactar sus escombros. El riesgo de daños y de que golpeen a alguna persona es bajo.


El vocero del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Mike Howard, señaló en un comunicado que se espera que el cohete entre en la atmósfera de la Tierra “alrededor del 8 de mayo” y que su trayectoria está siendo rastreada por el Comando Espacial de Estados Unidos.


Howard también indicó que el “punto exacto de entrada a la atmósfera de la Tierra” del Long March 5B no se puede identificar hasta dentro de unas horas, cuando se produzca su reentrada.


A su vez, informó que el Escuadrón de Control Espacial número 18 de Estados Unidos brindará actualizaciones diarias sobre la ubicación del cohete a través del sitio web Space Track.


Si bien la mayoría de los desechos espaciales se queman en la atmósfera, se trata de un cohete de 22 toneladas cuyas piezas más grandes podrían volver a entrar en la atmósfera y causar daños si impactan en áreas habitadas.


Sin embargo, Jonathan McDowell, experto del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard, aclaró a la cadena CNN que la situación “no es el fin de los días”.


“No creo que la gente deba tomar precauciones. El riesgo de que haya algún daño o de que golpee a alguien es bastante pequeño. No es despreciable, podría suceder, pero el riesgo de que te golpee es increíblemente pequeño. No perdería ni un segundo de sueño por esto como una amenaza personal”, precisó McDowell.


Asimismo, explicó que detallar hacia dónde podrían dirigirse los escombros es casi imposible en este momento debido a la velocidad a la que viaja el cohete. No obstante, planteó que lo más probable es que estos desechos caigan en el océano porque este ocupa la mayor parte de la superficie de la Tierra.


“Si quiere apostar a dónde aterrizará algo en la Tierra, apueste por el Pacífico, porque el Pacífico es la parte más extensa de la Tierra. Es así de simple”, expresó McDowell.


El Long March 5B fue lanzado la semana pasada por el gobierno de China en el marco de un proyecto que tiene como objetivo construir una estación espacial propia.


Según la Administración Nacional del Espacio de China, el jueves pasado se lanzó el primer módulo de su estación espacial desde el centro de lanzamiento de Wenchang, en la isla de Hainan.


El proyecto busca ensamblar la estación espacial a partir de varios módulos que se enviarán en diferentes momentos y se espera que esté en pleno funcionamiento a fines de 2022.

logo-you.png
twitch-logo.png